El descubrimiento más grande de una generación

 

En el período comprendido entre los últimos años del siglo XIX y los primeros del siglo XX, vivió el psicólogo y filósofo norteamericano, William James. Esa época se caracterizó, porque los habitantes del hemisferio occidental del planeta, vivían embriagados con los logros alcanzados por el desarrollo de la ciencia y de la tecnología.

 

A un grado tal, que el Jefe de la Oficina de Patentes del gobierno de los EE.UU., presentó su renuncia al presidente, argumentando que ya estaba inventado todo.

 

La voz humana, podía grabarse y reproducirse en los fonógrafos y además se mandaban mensajes transatlánticos.

 

Los ferrocarriles, habían substituido a la tracción animal para transportar a grandes distancias, personas y cargas de materiales muy voluminosas.

 

El hombre continuaba su camino sobre las aguas, pero entonces, ya los barcos en vez de velas, empleaban máquinas de vapor para impulsarse rápidamente, con más potencia y en forma más segura.

 

La electricidad se empleaba para mover motores, para operar sistemas de calefacción y aire acondicionado, así como para iluminar las casas, calles, fábricas y teatros, alargando la duración de las jornadas de la vida humana. La vida y la naturaleza fueron fotografiadas y proyectadas en las pantallas cinematográficas. P

 

ara decirlo en pocas palabras, el hombre se había convertido en un ser enorme que pensaba que todo lo podía y todo lo sabía. Sin embargo, todo esto no fue lo que más impactó a William James. En su mensaje fundamental, nos dice: "Solamente el hombre, entre todas las criaturas de la Tierra, puede cambiar sus propios patrones de vida. Sólo el hombre, es el arquitecto de su propio destino. El descubrimiento más grande de nuestra generación, es que los seres humanos, cambiando las actitudes internas de sus mentes, pueden cambiar los efectos externos de sus vidas".

 

Piensa, amigo buscador que nosotros somos a quién va dirigido el mensaje.

 

Y que necesitamos borrar de nuestra mente, mucho de lo que nos han enseñado, para poder encontrar y aprender más.

 

Si continúas haciendo lo que siempre has hecho,

continuarás obteniendo lo que siempre has obtenido.

 

Para lograr algo diferente, tienes que empezar a pensar, sentir y hacer algo diferente.

 

William Shakespeare, considerado el literato más grande que ha tenido el mundo, dice que "sabemos lo que somos, pero no sabemos lo que podemos ser". El filósofo alemán Friedrich Nietzche, en su búsqueda del Superhombre, plantea su famosa frase, "Llegar a ser lo que somos".

 

Y actualmente, Nietzche es reforzado por la idea fundamental de los pensadores de la filosofía y la psicología Transpersonal, que consiste en que podemos llegar a se más de lo que somos.

 

La mente de los seres humanos, es la naturaleza tomando consciencia de si misma. Pero para lograrlo, deberemos tener la precaución de no elaborar pensamientos basados en la especulación.

 

Y para terminar...

 

Comencé este libro, con un pensamiento de Mahatma Gandhi sobre una fuerza universal que fluirá a través de nosotros y producirá resultados maravillosos, si lo permitimos.

 

Durante todo este libro he tratado sobre el manejo de la energía del Universo y estoy seguro de que tu, amable lector, ahora estás identificado con la idea de Gandhi.

 

Ahora, quiero terminar el libro, con otra idea, esta vez de Karl Jung, el psicólogo genial del siglo XX, quién coincide con el pensamiento de Buda al establecer que "los seres humanos crean el Universo a través de sus acciones, pensamientos y sueños".

 

¡La mente lo es todo!

 

Los seres humanos, tenemos dos

características fundamentales que nos distinguen

de otros seres vivos: somos buscadores y creadores.

FRYE